"Las malditas doce uvas", per Antón Miralles

| Antón Miralles | Opinió
"Las malditas doce uvas", per Antón Miralles

Feliz año nuevo a todos¡¡¡ Gracias a la maldita tradición religiosa (no quito mi una letra) nos comemos el fin de año haciendo ricos a nadie sabe quién, excepto al de siempre: el agricultor, que recibe las migajas del business (el negocio) en el que colabora la masa de fieles seguidores de la tradición nocheviejera (si  es que vale el palabro).

Pregunto al ama de casa: Cuánto ha pagado Usted por esa docenita de uvas, despepitadas, envueltas en celofán, con su correspondiente lacito (una monada)? Un eurillo por bolsita? Multiplíquelo por los comensales en su mesa. Seis? Ocho? Multiplicando por la unidad (el euro) por el que FIJO¡¡¡¡ no ha discutido ni regateado, se ha dejado la bonita cifra de seis eurillos, ú ocho. Precio del kilo de uvas? Pongamos dos o tres euros. Dependiendo de la calidad o del comercio en el que los ha comprado. Ha contribuído Usted al enriquecimiento del mayorista frutero. Si mulltiplica sus humildes tres euros, pongamos, por mil bolsitas (por ejemplo en Biar) ó cien mil (en la provincia de Alicante).

Llego (yo) a la conclusión de que el que más gana en estas estúpidas celebraciones (comer doce uvas a riesgo de atragantarse) no es ni el  campesino, al que no dudo que le pagan menos que poco, sino el gran mayorista (o la gran superficie). No voy a decir nombres, que todos sabemos, pero  bueno, es una tradición. Vivimos de tradiciones. Nos va la marcha. Gracias, religión. No me voy a meter con los vestidos de novia, ni de comunión. Qué bonitas tradiciones¡¡¡ Cuánto  le sale al cristiano de turno "cometer" matrimonio vía la Santa Madre Iglesia? Yo me casé por la Iglesia, debo reconocerlo. Mi suegro jamás hubiera superado que su única hija no hubiera pasado por la vicaría vestida de novia. Cuántos vestidos de novia se usan  después de  cometer matrimonio?  Es una pregunta que dejo sin respuesta... Ustedes mismos, queridos lectores.

Aquesta adreça de correu-e està protegida dels robots de spam.Necessites Javascript habilitat per veure-la.

Antón Miralles

Bilbao, 1954. Resultó ileso tras pasar más de diez años en un colegio de jesuitas, la mili obligatoria en el moro, un par de decenas de años en la banca y otro Antondecenio en varias profesiones honestas. Deportista voluntarioso, lector empedernido, viajero entusiasta, melómano -rock setentero principalmente- y ateo gracais a Dios. Dni a parte, el único carnet que ha llevado alguna vez ha sido el de socio del Athletic Club de Bilbao. Integrante de los tristemente célebres "cinco millones", ha comenzado a escribir para labrarse un futuro próspero y recolectarse algo de "fondos" para la vejez, que está a la vuelta de estas páginas. Su único propósito es entretener, dice. Las obras maestras ya las han escrito otros.

(Esta opinió que llegiu es publica gràcies al suport dels nostres anunciants, i als subscriptors i subscriptores, que amb el seu suport econòmic i periodístic són la clau perquè Biar Digital continue amb el seu treball diari. Si podeu contribuir fent-vos subscriptors/es per una xicoteta quota de 3 € al mes a fer de Biar Digital un mitjà encara més independent i de més qualitat, vos demanem que ho feu en esta pàgina).

L'article té 151 lectures

(Aquesta informació es publica gràcies al suport dels nostres anunciants, i als subscriptors i subscriptores, que amb el seu suport econòmic i periodístic són la clau perquè Biar Digital continue amb el seu treball diari. Si podeu contribuir fent-vos subscriptors/es per una xicoteta quota de 3 € al mes a fer de Biar Digital un mitjà encara més independent i de més qualitat, vos demanem que ho feu en aquesta pàgina).